>Cansados de comer siempre lo mismo, ayer por la noche mi esposo y yo decidimos probar un restaurante de comida hindú ubicado cerca de la avenida Salamanca. Entradas gustosas, porciones generosas en los platos principales, precios bastante solidarios, y una buena atención resumen un poco la experiencia.
A excepción de una familia hindú que estaba haciendo la sobremesa, el local estaba completamente vacío; sin embargo, ni este detalle ni las dimensiones reducidas del restaurante lograron intimidarnos.
En cuanto entramos y revisamos la carta, hablamos con el mesonero para que nos prepara un menú degustación con algunos platos típicos.
De entrada nos trajo Onion Bahji (unas tortitas fritas de cebolla con harina de garbanzo), Pollo Tandoori (muslos de pollo con especias), y una especie de galleta muy delgada que se come con un par de salsas de yogur y un picadillo de cebolla, pepino y tomate. Mientras esperábamos la comida, nos enteramos por la carta de que tandoori o tandoor es un tipo de horno que funciona con carbón vegetal y que es muy usado en el norte de la India y Pakistán. Su utilización brinda un peculiar sabor ahumado a todos los alimentos cocidos en su interior.
Luego de un rato llegaron los platos “fuertes”: un pan de queso que estaba delicioso, Keema Pilau (arroz con carne y especias), Champiñones Bahji (revuelto de hongos con pimientos, cebolla y especias) y Pollo Tikka Masala (pinchos de pollo con salsa de yogur, frutos secos y especias).
Confieso que no probamos los postres porque habíamos comido demasiado, al punto de que pedimos para llevar una buena parte del arroz y de los champiñones. Sin embargo, al final nos trajeron semillas de anís que parecían diminutos caramelos, y que tenían un efecto realmente refrescante en el paladar.
Al llegar la cuenta hubo sorpresas, pero gratas, porque el modesto local también contaba con precios bajos: ambos comimos por sólo 32 euros. Así que la visita resultó, sin duda, placentera. No obstante, debo aclarar que no es un lugar para quienes no pueden prescindir del lujo y de las presentaciones “gourmet”. Además, si no le gusta la comida picante conviene aclarárselo al mesonero al ordenar los platos.
Coordenadas: Calle Benito Pérez Galdós, 41.
Teléfono: 965120321.

Anuncios